La importancia de las grasas en la vida y en el entrenamiento

La importancia de las grasas en la vida y en el entrenamiento

Las grasas son buenas

Antes de que la agricultura llegara a nuestras vidas estuvimos alimentándonos básicamente de carnes y la grasa que éstas contenían disfrutando de buena salud.

Hoy en día obviamente nuestro cuerpo se ha ido adaptando a los cambios de nuestros nuevos hábitos y la disponibilidad de alimentos a los que podemos acceder es muy diferente, pero debemos entender que el pasado nos enseña lo que sigue siendo natural para nosotros y porqué no debemos estigmatizar las grasas, y creer sin base cientifica, mas bien al contrario, la fama injustificada que se han ganado a base de algunos intereses a través de los medios, consejos de corta y pega de médicos de la antigua escuela, etc.

Especialmente para los que practicamos entrenamientos de alta intensidad es importante aportar una buena cantidad de alimentos que mantengan y repongan con nutrientes de calidad el desgaste de cada sesión y nos lleven a nuestro objetivo. Si ya hablamos anteriormente de las proteínas y lo importante que resulta reponerlas para mantener nuestra musculatura, hoy mencionamos que junto con las grasas formaremos el equilibrio tan necesario para que funcionen unas con otras y formen nuestra buena salud.

Los tipos de grasa se clasifican básicamente en:

Insaturadas (monoinsaturadas y poliinsaturadas).

Saturadas.
Son básicas y necesarias en nuestra alimentación y debemos ingerirlas en su estado más natural. Es un grave error evitar por todos los medios consumirla ya que nuestro cuerpo la necesita para gozar de una completa salud además de ser capaz de crearla cuando no es consumida, podemos crear desajustes por evitarla.

Algunas de sus funciones atribuidas son las siguientes:

-Protegen nuestro sistema inmune.
-Protegen la membrana de nuestras células.
-Fijan el calcio en nuestros huesos.
-El cerebro utiliza el Omega 3 en su metabolización.

Las grasas más indeseables y que no debemos consumir son las denominadas “trans” o hidrogenadas ya que son artificiales y modificadas para conservar más tiempo los alimentos procesados y resultan muy nocivas para nuestro sistema.

Un buen hábito es leer las etiquetas de los productos que compramos, si encontramos cualquier etiqueta en la que se indique grasas hidrogenadas o parcialmente, no nos interesa.
Una vez ya conozcamos los productos que nos aportan salud no tendremos que volver a leer el trabajo ya está hecho.

Aguacate, yogur entero sin azucarar ni edulcorar (podemos aportarle miel natural y frutas siendo mucho mas sano y nutritivo) frutos secos crudos como avellanas, nueces, manís, almendras, aportan grasas saludables y no deberían de faltar una pequeña cantidad diaria dependiendo de nuestro peso corporal y objetivos variaran estas cantidades pero no deben faltar salvo casos concretos en cualquier dieta, incluso en las que el objetivo sea la perdida de peso.
La grasa natural que contiene un buen pescado y la propia de la carne serán bienvenidas. Como siempre la procedencia de la carne es importante y las toxinas que contenga dependerá de la forma de cría y fármacos utilizados. Elige bien.

 

María García Patrón

Añadir comentario

Tu email no se publicará. Es necesariorellenar las casillas marcadas *

Dirección
Calle Roma 18, Parla, (Madrid)
Teléfono
671 697 787
Horario
De lunes a sábado